El aislamiento térmico por insuflado se aplica aire en grandes cámaras cerradas en las paredes, fachadas o los falsos techos. Al dispersar en este bloque de aire de los muros o techos un material aislante, forma compacta y sin fisuras, se produce una incomunicación de elementos climáticos del exterior hacia el interior y viceversa. Esto hace posible que no se escape el aire acondicionado ni de la calefacción dependiendo de la época del año.

Por tanto, el aislamiento térmico por insuflado es una técnica relativamente barata de mantener una vivienda energéticamente eficiente, cuyo gasto en electricidad y gas es significativamente inferior al de una casa tradicional.

Aunque parezca algo muy novedoso, no lo es. Se utiliza desde 1930 y para su realización no se requiere que se hagan grandes obras. Pero, esta técnica solo puede aplicarse en las llamadas fachadas de doble hoja y en fachadas de cámara, en las cuales es posible crear esta cámara de aire que evita el intercambio de temperatura del interior al exterior y al revés.

En otras palabras, para usar este aislamiento térmico no se requiere reformas y construcción y es un procedimiento que se logra en tan solo un día de trabajo y a unos costes muchos más bajos porque no hay que ejecutar obras.

¿Cuál es el procedimiento para el aislamiento térmico por insuflado?

Para llevar a cabo este trabajo se necesita seguir estos pasos

Paso 1

Un  técnico o perito especializado hace la llamada prueba endoscópica inicial, que no es más que introducir una pequeña cámara de vídeo que permite evaluar las condiciones de la cámara y escoger tanto el material aislante más adecuado como el espesor de este.

Paso 2

Se realizan pequeños agujeros o perforaciones en la pared para inyectar el material aislante en la cámara de aire o la fachada de doble hoja de los muros.

Paso 3

Inyectado del material aislante dentro de la cámara vacía en el centro de las paredes. Este proceso puede tardar un día más o menos dependiendo del tamaño del lugar a aislar. Sin embargo, es extremadamente más rápido que otros métodos y no es necesario realizar obras, no demoliciones,

Paso 4

Finalización del inyectado del material aislante y tapado de los agujeros por donde se inyectó este al interior de las paredes.

¿Qué materiales aislantes se usan para el aislamiento térmico por insuflado?

Para lograr este tipo de aislamiento se usan materiales que dan como resultado eficiencia energética +A y son los siguientes:

  • Celulosa de diversos materiales
  • Lana de roca
  • Lana de origen mineral
  • Bolitas de grafito

En todos los casos se produce no solo un aislamiento  térmico, sino que, también, proporciona aislamiento acústico, lo cual es un plus es prestaciones, sobre todo en las ciudades con ruidos de tráfico de coches.

Ventajas del aislamiento térmico por insuflado

  • Ahorro considerable en las factura de gas y luz
  • Completo aislamiento térmico y acústico.
  • Ignífugo
  • No requiere obras
  • Es rápido, limpio y efectivo
  • Repele la humedad
  • No permite desarrollo moho u otros microorganismos
  • No requiere mantenimiento
  • Es duradero y barato
  • Fácil de aplicar
  • La familia puede llevar a cabo sus actividades con normalidad mientras los técnicos trabajan