Enfrentarnos a los cambios climáticos extremos es algo que nos ha enseñado el valor de una temperatura adecuada en el hogar. Cuando hablamos de los meses del verano y su calor sofocante, lo que deseamos es llegar a una casa con un clima fresco y relajante.

Por otro lado, mantener nuestros hogares cálidos durante los meses fríos de invierno, es un placer y una necesidad por cuidar nuestra salud, previniendo enfermedades propias de las temperaturas heladas, y por supuesto, propicia un buen descanso, profundo y reparador.

Ahora bien, para lograr estas temperaturas adecuadas en nuestro hogar, requerimos de calefacción y refrigeración, lo que se traduce en energía. Los elevados costos del servicio eléctrico, y los daños al planeta, nos invitan entonces a buscar alternativas más ecológicas y económicas.

Es allí cuando nos detenemos a conocer las bombas de calor ecológicas. Una tecnología innovadora, poderosa y que cuida el medio ambiente.

Verdades y mitos acerca de las bombas de calor

Las bombas de calor se encargan de producir energía para proveer al hogar y hacer funcionar los sistemas de calefacción, refrigeración y calentamiento del agua sanitaria. Entre algunos mitos que podemos encontrar sobre estos aparatos, está aquel que se refiere al consumo de electricidad.

Las bombas de calor ecológicas se valen de varias fuentes de energía, como el aire, el agua o la tierra. Su rendimiento elevado las lleva a multiplicar dicha energía hasta cinco veces su valor, cubriendo así las necesidades del hogar.

Tipos de bombas de calor

Existen dos sistemas de bombas de calor ecológicas, ambos considerados entre los más eficientes del mercado. La geotérmica, que funciona con agua, y la aerotérmica, que lo hace principalmente con aire. En Ecoforest puedes encontrar cualquiera de ambas.

Las bombas de calor geotérmicas funcionan extrayendo la energía de la tierra y el agua, gracias al principio de la termodinámica. Para su instalación, es necesario contar con el espacio adecuado para la coloración de un pozo, que usará el artefacto para nutrirse.

Cuando se trata de utilizar la calefacción, la bomba la extrae de la tierra y el agua, transportándola hasta el hogar. Por su parte, en el momento en que se requiere de un clima más frío, la tecnología dispuesta en este artefacto, se encarga de extraer el calor del inmueble, y lo lleva entonces de regreso al pozo.

Ahora bien, la bomba de calor aerotérmica funciona mediante el manejo de los elementos agua y aire. Su funcionamiento consiste principalmente en extraer el calor del aire y convertirlo en calefacción para la vivienda. El proceso se invierte cuando se trata de enfriar el hogar.

La bomba toma el aire caliente de la vivienda y lo lleva al exterior, o al agua. Con lo que calientan el sistema de aguas sanitarias de la casa. Pero su instalación requiere un espacio al aire libre para colocar el compresor.

Ventajas con respecto a otros sistemas

La primera de las ventajas, y la más importante, es que su funcionamiento es ecológico, es decir, que no producen daños en el medio ambiente. Esto se debe a que, a pesar de que funcionan con electricidad, su requerimiento es mínimo, ya que la mayor parte la obtienen de los elementos naturales en cuestión.

Ahora, esto nos lleva a la segunda ventaja, que se refiere a la disminución de gastos por consumo de luz. Los sistemas de calefacción y refrigeración usualmente representan un monto elevado en las facturas al final del mes. Con las bombas de calor ecológicas, verás una notable reducción de este número.

Por supuesto, no está de más mencionar que son equipos que requieren muy poco mantenimiento, y los costos por instalación usualmente podemos verlos recuperados en la disminución de las facturas de luz.