Los textiles cumplen un papel práctico y de decoración en la casa, oficina, fiestas y en todo tipo de lugares. Cortinas, sábanas, cobijas, mantas, edredones, plaid, cojines, alfombras y mucho más se pueden hacer con todo tipo de telas.

Incluso, en fiestas y eventos corporativos, adornar un salón son listones de tela que penden del techo con una caída natural es una de las tendencias más innovadoras en acondicionamiento de salones para todo tipo de reuniones.

La pana: fuerza y belleza en textiles

La pana es una de las telas más revolucionarias de la industria textil. Su textura acanalada y suave al tacto es exquisita y por eso se usa en muchas prendas de vestir para días fríos.

Pero, como es gruesa y resistente, se ha empleado también en sofás, cojines, sillas y para tapizar cabeceros para cama. Como viene en todos los colores, no es difícil lograr el efecto deseado.

Sin duda, es la mezcla perfecta de estética, durabilidad y aguante. Asimismo, es flexible, pese a ser gruesa y resistente y puede adaptarse a las más caprichosas formas de un sofá, silla o cabecero de cama. Es, sin duda, una elección maravillosa para todo tipo de decoraciones.

tela de pana

Organza y tul para fiestas

Las tiras de tela que parten desde un punto central de un salón de fiesta hacia los vértices de las paredes con el techo, creando un falso techo con caída glamorosa como motas de algodón son la tendencia en decoración de eventos y celebraciones.

Por lo general se acompañan de luces, globos y serpentinas de colores. Todo depende de la fiesta y la necesidad de más o menos elegancia. En las celebraciones como cumpleaños infantiles, carnavales y otras informales, las serpentinas de colores y globos son el acompañante perfecto.

Pero, en eventos corporativos y bodas donde debe privar la sobriedad y la elegancia, se suelen acompañar de lámparas o cascada de luces para dar un toque distintivo y sofisticado.

El tul y la organza son las dos telas que se usan para este fin porque son suaves, vaporosas y su caída las hace fácil de trabajar.

En las bodas, una combinación ambas en diversos tonos de un mismo color se usan para decorar los salones del banquete y el sitio donde los novios e invitados se toman las fotos. Por lo general, en las nupcias se complementan con luces, pero también con flores.

Estas se eligen de acuerdo al tema de la boda y van desde las clásicas rosas blancas hasta los girasoles y gerberas de colores.

Spandex: la novedad en maleabilidad

Esta tela elástica es una novedad en decoraciones. Se emplea hace, relativamente, poco tiempo y su uso abarca desde cafeterías, sitios de brunch hasta decoraciones en salones de fiestas o convenciones de empresas.

Suele estirarse en formas geométricas de diversos colores y da un aspecto muy actual, dinámico y juvenil.

Obviamente, la imaginación del decorador suele ser el límite y su utilización se complementa con todo tipo de elementos decorativos que van desde empalizadas de bambú, hasta flores, plantas, globos y luces.

Satin o satén: toques de brillo

El satén o satín es otra de las telas muy usadas en decoración. Su particularidad es que, además de una caída suave, tiene un toque inigualable de brillo. Por lo que su utilización es muy aclamada.

Al ser brillante, refleja por sí sola la luz de los ambientes y crea efectos realmente impactantes. Dependiendo de los colores se logran salones de fiestas con elegancia, dinamismo, sobriedad y delicadeza.