El amianto es un componente tóxico que forma parte de algunas de las placas utilizadas para techumbres, especialmente fabricadas en la segunda mitad del S.XX, de ahí que se deban retirar de manera controlada y que se realice con empresas expertas en esa labor

Mucho se ha escrito sobre el amianto en los últimos años. También han aparecido diferentes estudios médicos y científicos que han demostrado que una exposición continuada al amianto es perjudicial para la salud. No obstante, habría que matizar algunas cuestiones. En primer lugar, no por el hecho de que exista amianto en una estructura forzosamente se produce la toxicidad, eso ocurre con la manipulación de las piezas compuestas, en parte, de este elemento o si están a la vista y comienza a deteriorarse la placa. 

No obstante, el sentido común lleva a pensar que la retirada de amianto en Barcelona debe procederse en todos los casos de una manera profesional y acudiendo, siempre, a empresas especializadas en esa labor. No es solo por la manipulación, sino por la destrucción de los restos. 

Hay que decir que cuando las placas de amianto, un componente muy utilizado, sobre todo, desde mediados del S.XX hasta 2002, comienzan a deteriorarse o se manipulan desprenden pequeñas partículas que se quedan en suspensión en el aire e incluso se adhiere a la ropa y puede provocar graves e irreparables daños a la salud. De ahí que retirarla de manera profesional se haga necesario. 

¿Qué es el amianto? 

El amianto es un componente que se utilizó durante décadas en la fabricación de las láminas de fibras y microcemento con las que se cubrían techumbre de viviendas, oficinas y naves industriales, en general. 

Concretamente, atendiendo a su composición natural se trata de un mineral que está compuesto por silicato de cal, alúmina y hierro, su apariencia física es a modo de fibra blanca y muy flexible. Como  característica positiva se puede afirmar que el amianto no se combustiona, por tanto es bueno como material ignífugo, pero, a la par es muy nocivo para la salud

¿Por qué es peligroso para la salud? 

Debido a su alta toxicidad, el amianto puede ser uno de los agentes desencadenantes de enfermedades tan graves como el cáncer de pulmón. Así como de otras afecciones respiratorias crónicas que imposibilitan a los que las sufren de tener una buena calidad de vida. Es preciso señalar que ese tipo de enfermedades provocan, en sus casos más graves, la muerte de la persona que la padece. 

Por eso, el amianto es tan peligroso. Según la Organización Mundial de la Salud el amianto es considerado un cocarcinógeno. ¿Qué es eso? Pues, se trata de un agente externo que puede ser físico, químico o biológico que tiene como consecuencia la posibilidad de generar cáncer.

¿Dónde se detecta la presencia de amianto? 

Como se ha venido comentando en los apartados anteriores, el amianto está presente como uno de los componentes de las placas o planchas que se han utilizado durante décadas para cubrir techos o sobretechos en muchos edificios y viviendas. Por tanto, los espacios más afectados son las cubiertas y tejados. Se recomienda que cuando la vida útil de esas placas entre 25 y 30 años, llega a su fin lo más sensato es retirarlas y sustituirlas por otras de nueva fábrica que no contengan semejante componente, de hecho ya no se utiliza ese material. 

No obstante, el hecho de retirar el amianto comporta una logística especial que solo empresas especializadas harán con total solvencia y seguridad. Es el caso de Cubiertas TAAD 200 que tiene a un equipo experto en el desamiantado y, además, las herramientas adecuadas para hacerlo correctamente. 

En definitiva, el amianto es considerado un material altamente tóxico y nocivo, por eso, para evitar que entre en contacto con las personas, donde se detecte su presencia, es preciso proceder a su retirada profesional y debidamente ejecutada. Para ese fin, compañías como Cubiertas TAAD 200 harán un trabajo impecable