¿Cómo remover las manchas más comunes de las alfombras?

Las alfombras son prácticas, acogedoras y muy decorativas, pero también puede convertirse en un gran dolor de cabeza a la hora de limpiarlas. Sobre todo si se trata de eliminar manchas difíciles, y esto es mucho más común de lo que podría pensarse.

Lo primero que debes saber es que no todas las alfombras pueden limpiarse de la misma manera. Dependiendo del tipo de pelo o fibra, aceptarán que las mojes sin control o deberás apenas humedecerlas para que no pierdan su forma o color. En todos los casos, evita usar solventes químicos o quitamanchas sintéticos que puedan empeorar el problema en lugar de resolverlo.

A continuación te daremos interesantes consejos para eliminar rápida y fácilmente las manchas más comunes en tus alfombras.

Manchas de grasa

Cuanto más rápido ataques la mancha de grasa, más fácil será eliminarla. El mejor truco consiste en espolvorear la mancha con abundante talco y dejarlo que actúe “despegando” la grasa que quedará adherida a las micro partículas de talco. Luego aspira la alfombra y cepíllala con un cepillo de cerdas suaves para eliminar los restos del polvo.

Manchas húmedas

Las manchas de alimentos preparados son las más comunes; el kétchup y las salsas parecen ser “los mejores amigos” de las alfombras. Para ayudar a disolverlas, trata de actuar cuando aún estén húmedas; aplica una capa de bicarbonato de sodio o almidón de maíz (maicena) y deja secar. Luego cepilla la alfombra, siempre en el mismo sentido del pelo para que no se dañe. Si aún permanece el color de la mancha, prepara una taza de agua tibia con una cucharada de vinagre blanco y una cucharada de detergente neutro. Aplica con un paño sin empapar demasiado, y haciendo movimientos suaves y circulares. Enjuaga con agua tibia y deja secar. Repite el procedimiento las veces que sean necesarias.

Manchas de café y vino

Estas son las manchas más difíciles de remover. Trata de actuar rápido, colocando toallas de papel sobre la mancha y haciendo presión para absorber la mayor cantidad posible del líquido. Luego mezcla una taza de agua con una cucharada de amoniaco (siempre que la alfombra NO sea de lana); aplica la solución con una esponja sin empapar y frota con pequeños movimientos circulares. Repite las veces que sean necesarias hasta que la mancha desaparezca. Si la alfombra es de lana, puedes sustituir el amoniaco por jugo de limón y unas gotas de detergente neutro.

Manchas secas

Algunas manchas salen mejor si las dejas secar; tal es el caso de las manchas de sangre, chocolate o tinta. En estos casos, espera que seque y cepíllalas con un cepillo de acero. Si el líquido era espeso, es probable que no haya penetrado hasta la base de la alfombra; si es superficial y no muy grande, puedes probar a cortar un par de milímetros de los pelos manchados con una pequeña tijera para uñas.  Dependiendo del color de la alfombra –si es clara- puedes aplicar unas gotas de agua oxigenada; especialmente en el caso de la sangre, será de mucha ayuda y la eliminará con facilidad.

Lo importante en cualquier caso es actuar con rapidez, mucha paciencia y delicadeza para alterar lo menos posible los colores, el diseño y la calidad del pelo de tus alfombras.

Leave a Comment

FrenchItalySpain

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies more information

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies

Cerrar