Cuanto más limpio y ordenado se encuentre el hogar, este será más acogedor, agradable y saludable. Pero mantener la casa en estas condiciones puede ser todo un desafío, quizás porque no se sabe por dónde empezar o se desconocen técnicas que permitan ahorrar tiempo al hacer el mantenimiento. 

Para ayudarte, en este artículo te revelamos los secretos de la limpieza, a través de una serie de consejos prácticos ideales para mantener un ambiente impecable, en el que se quiera estar. 

Contrata un servicio profesional de limpieza

En ocasiones, por falta de tiempo, es difícil encargarse personalmente del mantenimiento del hogar, lo que hace que surja la necesidad de solicitar un servicio de limpieza en Madrid que realice todas las tareas y deje la casa impecable, en el mejor estado posible.

Este tipo de servicios puede hacer todas las tareas de limpieza necesarias, usando las mejores técnicas. Además, sus profesionales tienen todas las herramientas y recursos específicos para limpiar los diferentes espacios, no solo del hogar, sino también de un negocio u oficina. Elegir esta opción, definitivamente quita del medio, muchos quebraderos de cabeza. No obstante, la idea es que tengas en cuenta otros consejos que te permitirán mantener tus espacios en orden y limpios 

Divide las tareas y prioriza las áreas clave

Para facilitar la limpieza, es buena idea planificar lo que harás. Si las tareas son muchas, lo recomendable es que las dividas por horas o días a fin de que puedas cumplir con todas sin abrumarte

Por supuesto, será necesario que establezcas cuáles son prioritarias o cuáles se deben hacer a diario, por ejemplo, limpiar la cocina o el baño, áreas que requieren de limpieza continua. 

Elige bien los productos de limpieza

En casa debes contar con diferentes herramientas y productos que sean adecuados para llevar a cabo las tareas de limpieza.

¿Cómo limpiar cada área del hogar?

No todas las habitaciones de la casa requieren del mismo mantenimiento, por esta razón, compartimos algunos tips de limpieza que puedes aplicar dependiendo del área:

Cocina

Se recomienda limpiar los electrodomésticos cada vez que se usan, así se evita la formación de manchas o la acumulación de suciedad y restos de comida, lo que permite mantener su apariencia y alargar su vida útil. 

Usa un paño de microfibra y un producto de limpieza adecuado para el material de cada aparato. Asegúrate de que este no sea abrasivo, puesto que podría dañarlo.

Una forma de mantener la cocina ordenada es organizando los utensilios, ollas, sartenes, tenedores y electrodomésticos. Mantén las encimeras o mostradores libres de objetos que aumenten el ruido visual.

Baño

El baño es una de las áreas de la casa que más mantenimiento requiere. Cada día se debe hacer una limpieza superficial, pero por lo menos dos veces a la semana una profunda. Es preciso hacer una desinfección completa de esta zona, especialmente en el inodoro, lavamanos y duchas, que es donde más suciedad y bacterias suele haber.

En cuanto a los azulejos, paredes y cortinas, debes lavarlos para evitar que se acumule moho producto de la humedad. Para eso, debes ventilar bien el baño y usar soluciones anti moho a fin de evitar su crecimiento.

Dormitorio

Para la limpieza correcta del dormitorio es necesario cambiar y lavar con frecuencia la ropa de cama, como las sábanas, cobijas, fundas y edredones, para eliminar los ácaros que pueden causar alergias.

Es también importante que mantengas ordenado tu armario y que cada cierto tiempo revises qué prendas de ropa ya no usas para considerar donarlas a otras personas o instituciones, lo que te hará ganar un espacio extra para almacenar lo que sí usas.

Salón

Debes aspirar con regularidad los muebles, alfombras y cortinas para quitarles todo el polvo que se haya acumulado en estos. Si tienes mascotas, considera usar una aspiradora con una boquilla especial para remover el pelo de las diferentes superficies.

En caso de que en el salón tengas algunos aparatos electrónicos, por ejemplo, un Smart TV o un ordenador, organiza los cables para evitar enredos, facilitar su limpieza, hacer que el área se vea más despejada e incluso, protegerte de accidentes.