En la vida moderna nadie puede vivir sin los electrodomésticos básicos. Esta realidad es más evidente en la cocina, donde estos equipos facilitan la vida y permiten cocinar platos delicados o exóticos y con el mejor sabor y las técnicas culinarias más innovadoras. Pero, hay que saber cuáles comprar y cómo mantenerlos para que parezcan siempre nuevos.

Electrodomésticos infaltables en la cocina

Dentro de los electrodomésticos esenciales para tu cocina tenemos varios. La nevera es imprescindible. Tras ella vienen el microondas o un horno de convección, la licuadora o batidora, la sandwichera, batidora de mano o de pedestal para postres o panes, cuchillo eléctrico, waflera o gofrera y hornillos de vitrocerámica.

Pero, ¿cómo elegir y comprar los dispositivos adecuados y necesarios? Pues, hay que aclarar, que esta pregunta no tiene una respuesta única o universal. Cada cocina tiene que equiparse según el uso y las necesidades de quien la utilice.

En las casas de familias de por lo menos tres o cuatro personas y en la que se hagan comidas diarias serán necesarios más electrodomésticos que en un piso estudio en el cual solo habite una persona o dos y que suelan comer en la calle de manera usual.

Las amas de casa con hijos deberán considerar tener los aparatos esenciales que son los siguientes: nevera, licuadora, tostadora de pan o sandwichera, procesador de alimentos o multimix, horno tostador o de convección, horno microondas, olla de cocción lenta, arrocera, cafetera eléctrica, exprimidor para zumo de naranja o extractores de jugo de frutas y freidoras de aceite o de aire.

Las personas que no cocinan de manera habitual podrán reducir drásticamente estos equipos a neveras, licuadoras, tostadora y cafetera eléctrica que son, por decirlo de alguna manera, los básicos de cualquier vivienda.

Otro factor a tomar en cuenta a la hora de equipar una cocina es el diseño y la decoración. El mercado ofrece electrodomésticos de diversos estilos y con líneas y colores adaptables a espacios modernos, nórdicos, clásicos, minimalistas o de autor.

En este sentido, priva solamente el gusto particular de cada quien y, por supuesto, el estilo arquitectónico del inmueble. Una opción razonable, sobre todo si se vive en un piso o una casa alquilada es comprar electrodomésticos tradicionales de diseños atemporales y colores neutros que vayan bien con todo tipo de decoración.

¿Cómo hacer que los electrodomésticos luzcan siempre nuevos?

Quienes desean comprar los mejores electrodomésticos para tu cocina quieren, al mismo tiempo, adquirir productos de buenas marcas, con diseños vanguardistas, de lujo y decorativos. Pero, ¿cómo lograr que estos parezcan nuevos a pesar del paso de los años? La respuesta está en el mantenimiento periódico y preventivo.

Estas son las medidas que hay que tomar:

1.- El manual de instrucciones

Cada electrodoméstico viene en su caja con una garantía del fabricante y un manual de instrucciones. Muy poca gente lee este documento y pierde la garantía por dos en un uso indebido.

En este sentido, pierde, igualmente, el dinero. Este manual está allí para leerlo y revisar los términos de uso de cada aparato. Esto es lo primordial para que cada equipo se mantenga como nuevo a lo largo de los años.

2.- Limpieza, siempre la limpieza

En las cocinas siempre se derraman líquidos como agua, salsas o aceites. Si se trabaja con harinas o azúcar, estos polvos pueden posarse sobre las superficies de los electrodomésticos y si estos no se limpian tras su uso, puede irse formando una capa de mugre desagradable a la vista. Asimismo, equipos y deteriorarlos. Pasar un paño húmedo con algún desinfectante y desengrasante en las partes lavables y no eléctricas, ayudarán a conservar su aspecto nuevo.

3.- Labor de expertos

En cuanto a los componentes internos como las piezas y el cableado, lo mejor es buscar técnicos expertos que los abran y limpien como es debido.

Es muy importante que esta labor la hagan electricistas versados en electrodomésticos porque si algún componente está dañado o defectuoso, el técnico sabrá cómo cambiarlo o detectar la falla. Un solo cable no puesto en su lugar o un dispositivo mal ensamblado tras su revisión puede no solo quemarse, sino causar un cortocircuito en toda la casa.